Le dije que era hermosa …

En el país de Guatemala, estaba organizando una escuela bíblica de vacaciones para los niños. En mi grupo de niños, estábamos colocando pegatinas en sus uñas. Una joven se avergonzó de mostrarme los dedos. Le dije que estaba bien y ella abrió la mano. Sus dedos estaban deformados por una lesión hace años. Ella estaba avergonzada. Tomé su mano en la mía y puse las pegatinas en donde estarían sus uñas. Sonreí y le dije que era hermosa. Con una gran sonrisa en su rostro, me abrazó.Él ha hecho todo hermoso en su tiempo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.